miércoles, 28 de mayo de 2008

Sigue sangrando

Cuando uno cree que las cosas se están resolviendo, nunca falta quien llegue y meta el dedo en la llaga. La situación se pone peor si la persona que reabre la herida es la misma que la provocó. Desde el jueves, como lo dije en el post anterior, la herida no ha dejado de sangrar pero hoy sangra más porque aquella mujer a la que aún quiero me habló para platicar como en los viejos tiempos cuando todo era color de rosa (quiero hacer notar mi sarcasmo y ardidez al respecto). Ese acercamiento ha hecho que la extrañe y que esa parte sentimental que aún queda dentro de mi haga su aparición para hacerme más miserable.

En este momento me encuentro sangrando intensamente y no se como detenerlo. Un amigo dice que en estos casos uno debe aguantarse y lamer sus heridas hasta que sanen, yo particularmente prefiero curarlas en alcohol aunque sea un poco más tardado.

1 comentario:

Violet Veela dijo...

Aléjate de ella, es lo mejor que puedes hacer. La verdad, a las mujeres nos gusta saber que siempre hay una puerta abierta por si se nos antoja volver. Hazle saber que ese camino está cerrado...es lo mejor. La sangre seguirá, y el alcohol puede tener efectos contrarios, puede ponerte muy triste o ayudar a alvidar. Quién sabe.