lunes, 5 de mayo de 2008

Luchando vs la naturaleza

Me encuentro justo en el comienzo de la caída anímica postviaje. El vacío ha hecho su aparición y con él la depresión que nunca se le separa. El regreso a la rutina me pegó de golpe al final del día y mi propia naturaleza tampoco ayuda para evadir la tristeza.

Durante el viaje reflexionaba sobre lo difícil que es no ser como la naturaleza nos hizo. Me considero un tipo aburrido y prejuicioso; un hombre es lo que sus prejuicios le dejan ser y en base a esto se desenvuelve socialmente. Lo anterior explica por qué nunca había asistido a un antro hasta la noche del jueves pasado, además siempre me ha parecido ridículo bailar, siento que la gente no se da cuenta de lo mal que se ve haciendo ese ritual. En fin, para este viaje decidí dejar a mi "yo" de siempre guardado y así permitirme hacer cosas que regularmente no hago por lo cual no me opuse a asistir a dicho lugar cuando me comentaron que ese sería el plan y si le sumamos que ya estaba en estado incoveniente a esa hora pues accedí sin resistencia.

El problema se presentó el viernes cuando mi personalidad intentó salir de la maleta provocando mi usual sobreanálisis de las cosas y poniendome en estado melancólico. Estuvo a punto de echarme a perder la noche obligandome a pensar en todas esas cosas amargas que me esperaban en la ciudad y, peor aún, en mi futuro. Lo bueno fue que en base al fiel alcohol pude recuperar la buena onda y aunque no me divertí como la noche del jueves puedo decir que fue una muy buena velada.

Ahora me es complicado comprender por qué no puedo evitar pensar de más en las cosas que me rodean si hace unos días estaba tan bien mientras mi cerebro descansaba de tanto generar teorías amargas. ¿Por qué no puede uno disfrutar todas las cosas en lugar de sólo ver lo bueno en aquello para lo que uno nació predispuesto? ¿Por qué la naturaleza es un obstaculo a vencer cuando uno quiere algo que no tiene? Se dice que la naturaleza es sabia pero probablemente se haya equivocado al hacernos tendenciosos con algunas situaciones. Es triste saber que volveré a mis raices pronto... no se le puede ganar a la naturaleza.

2 comentarios:

Darinte Luna dijo...

mmmm.... no lo sé, quizás si le puedas ganar, pero sólo hasta cierto punto...

Violet Veela dijo...

La naturaleza es más fuerte que muchos de nuestros mejores esfuerzos, sólo nos queda el alcohol. Salud!