lunes, 12 de mayo de 2008

Enfrentamiento con el futuro

Durante mi visita a la ciudad de Aguascalientes conocí personas interesantes. Una de ellas fuí yo mismo y no porque las reflexiones que tuve durante esos días me hayan mostrado quien soy en realidad sino que en verdad me encontré con alguien que podría ser yo, sólo que quince años más viejo.

Dicho sujeto es primo de uno de mis grandes amigos y casualmente se encontraba ahí porque el citado amigo también lo había invitado. Fisicamente el parecido no era mucho, lo que más llamó mi atención es que apenas entraba a los tardios treintas y el sujeto ya pintaba para calvo. Tal vez yo exagere con mi tendencia a quedarme calvo pero tengo razones genéticas para hacerlo. Esta característica no fue lo que más me "traumó" ya que calvos prematuros hay en todos lados, lo más representativo vino después.

Por obvias razones, durante mi estancia conviví con los amigos con los que iba, mi amigo "el lugareño" y sus acompañantes (entiendase su familia y su novia). Motivo por el cual pude conocer más a fondo al treinton calvo quien iba a su vez acompañado de su novia nueve años menor que él... no tengo que recordar el hecho de que a mi me gustan menores que yo, actualmente nueve años sería un exceso pero quien sabe si con el paso de los años también aumente el rango de edad por el que me siento atraido.

La razón más clara por la que me proyecté en este individuo fue por su actitud. Poseía un humor bastante raro, sobretodo ya estando ebrio, y durante todas las noches que salimos se mantuvo sentado junto con su amigo "el japo" bebiendo y riendose de estupideces mientras su novia no dejaba de bailar sin importar si tenía que bailar sola. Al ver dicha escena mi reacción fue simple: "ese soy yo". Regularmente cuando asisto a una fiesta me dedico a tomar, platicar, reirme de la gente y sin importar quien me lo pida mi respuesta es "no bailo" pero tras observar a mi yo del futuro me di cuenta de que no quiero acabar de esa forma. Se que es difícil ir contra la naturaleza, ya lo escribí en un post anterior, pero tal vez valga la pena hacer el intento para evitar terminar en esa representación física de, lo que a mi juicio es, la decadencia.

4 comentarios:

Violet Veela dijo...

Siento el golpe bajo, pero me es inevitable: el tipo tenía novia, no creo que seas tan afortunado con tu mal genio. La calvicie y el gusto por el alcohol tal vez sí, pero eso cualquiera.

Janus dijo...

Ey! He cambiado. Ahora se que soy capaz de mantener una relación pseudo estable... aunque por el momento no deseo una. Mi caracter no es el problema, es más una cuestión de destino. De todos modos trataré de evitar llegar a ser lo que me tocó ver. Muy probablemente llegue a esa edad solo pero por lo menos no quiero estar siempre sentado.

Violet Veela dijo...

Aprende a bailar...
mi último pupilo desistió pero tu puedes ser el nuevo.

Anónimo dijo...

tu siempre identificándote con los demás