miércoles, 26 de marzo de 2008

Los beneficios de no pensar

El tiempo que ha pasado desde la noche del lunes que escribí mi último post hasta hace aproximadamente una hora y media mi cabeza fue la sede de un debate entre la razón y el sentir. Mientras uno decía "olvidalo y a lo que sigue" el otro argumentaba "debes luchar un poco más, que no quede nada en ti". Esas dos frases resumen lo que ha pasado en mi mente en ese lapso de tiempo. Un debate sin sentido que entre más avanzaba a menos conclusiones útiles se acercaba. ¿Cuál es la solución para destrabar un debate tan cerrado? Fácil: apague la televisión. Y eso hice, deje de pensar.

La semana pasada escribí sobre cómo el dejarme llevar por el momento resultó en que las cosas salieron lo suficientemente bien como para considerarlo un evento positivo. Basado en eso decidí apagar el cerebro el tiempo justo para que fuera el momento quien llevara las cosas y debo admitir que esta técnica está resultando bastante efectiva.

Ahora más que nunca envidio a aquellos que pueden entender y aprovechar el momento por el que están pasando sin pensar demasiado en las consecuencias. Sigo creyendo que la razón debe tener un papel importante dentro de la toma de decisiones pero ahora he comprendido que no le corresponde el papel principal de la obra, sino un papel secundario donde te evitas riesgos innecesarios permitiendote tomar los que tengan una ganancia probable atractiva.

Todo esto viene porque tras apagar el cerebro caminé a casa de la que hasta ese momento era mi exnovia, aposte un todo o nada y al parecer el destino me sonrió por esta ocasión y nuevamente puedo referirme a ella sin utilizar el prefijo "ex". Que bien se siente salirte con la tuya por una vez y aunque sea un pequeño triunfo lleno de vana y efimera felicidad uno no tiene derecho a despreciarla; como le acabo de decir a mi amiga "lejana/cercana": toma todo lo que puedas porque despues puede que no haya... y eso es lo que voy a hacer hasta que la siguiente crisis amenace con quitarme mi fuente personal de felicidad.

1 comentario:

Violet Veela dijo...

Cada paso que se conquista contra la existencia sobrepensada y la miserable vida es un gran triunfo. La conciencia es como uno de esos superpoderes que acarrean más desilusiones que satisfacciones personales. Sólo que aquí no combatimos al crimen, ni hacemos nada bueno con todo ese pesimismo. Bueno, escribimos blogs...
Igual de inútil

Pd. Sé feliz ahora que puedes...sigue tu propio consejo.