domingo, 6 de abril de 2008

Como un domingo cualquiera

Simplemente no lo entiendo. Estos últimos días había estado de, digamos, buen humor que hasta tuve un ataque de simpleza que me hizo reir de chistes bastante malos. Lo peor del caso es que desde anoche hasta hoy por la tarde las cosas me han estado saliendo. Anoche salí a cenar con mi ya apta para votar novia y fue una linda velada, hoy cumplí con los pendientes más importantes que tenía y hasta tuve la suerte de encontrarme dinero tirado en el metro. ¿Qué más puedes pedir de un mediocre domingo? Bueno, ya sé que se pueden pedir infinidad de cosas pero considerando que mis planes normalmente se vienen abajo por un evento inesperado creo que hoy vengo con ganancia.

El problema radica en que a pesar de lo bueno que haya podido ser este día comparandolo con cómo es el promedio de mis días por alguna razón me siento igual o más frustrado que de costumbre. Me sorprende como el vacío que me ataca no se conforma con tener un día bueno, ahora quiere más para mantenerse quieto y no se con que alimentarlo para que me deje de molestar así que parece que terminaré este día como cualquier otro sin importar que haya sido un domingo distinto.

3 comentarios:

Darinte Luna dijo...

ahhhh
la felicidad es efímera, así que aprovecha cuando la puedas tener, es más sé muy feliz más días recordando todo lo bueno que te pasó hoy!!!

Janus dijo...

Tiempos pasados siempre se recuerdan como mejores y eso no me causa felicidad, solo me frustra más porque me hace pensar que el futuro no tiene nada bueno. Espero tu sistema funcione, en cuanto tenga los resultados postearé al respecto.

Violet Veela dijo...

Tu domingo me parece casi ideal. La verdad es que pensando en mi suerte toda cosa que pasa me parece genial. Si encontrara dinero pensaría que nada se pone mejor, jajaja. En fin, ultimamente también he tenido días muy felices. Me parece muy sospechoso, ¿qué nos depara esta vida?