jueves, 28 de agosto de 2008

Descanse en Pez

Siendo las veintitrés treinta horas del 26 de agosto de 2008 encontramos ahogado a Pez, la mascota de la familia. Pez, un pez beta, llegó a la casa una semana después de mi regreso tras esa operación de peritonitis hace ya año y tres meses. Los últimos días se le vió decaído y recostado en el fondo de su pecera, indicio de que algo andaba mal. Pez tuvo una vida plena, llena de emociones peleando con su reflejo en el espejo o al ser cambiado de pecera para recibir su baño quincenal.

Como parte del luto, mi hermano y yo nos disponemos a pasar 7 días de peda, tal y como Pez lo hubiera querido ya que él se la vivía en el agua. Ahora lo que falta definir es si le damos sagrada sepultura en una maceta o lo ayudamos en su viaje al más allá vía el inodoro.

Descanse en Pez...

3 comentarios:

Violet Veela dijo...

Ahh tu post llega en un buen momento para reir, porque mi jefe se porta cada día más perro.

Cabrón Insensible dijo...

nunca falta motivo pa' un brindis jaja

hat suck dijo...

te la sabes!!!