lunes, 3 de enero de 2011

Ese no fuí yo

Como he mencionado varias veces en este, su blog depresivo de confianza, en mi cabeza hay varias voces que me dicen diferentes tipos de cosas. La más común de ellas es esa voz que me hace sobreanalizar todas las cosas que me suceden y las decisiones que tomo. Hay otras cuyo tono es más bajo que la anterior, razón por la cual no logran imponerse y terminan perdidas en algún rincón de mi disfuncional cabeza.

Hoy en cubiculandia, digo, en la oficina volvió a imponerse una de las voces que más que decirme qué hacer hacen callar a la voz dominante. Si recuerdan, hace unos post mencioné a la asistente de recusos humanos que mis amigos de la oficina insisten me ligue, pues hoy dicha asistente fue a mi lugar a darme mi abrazo de año nuevo. Le hice mi acostumbrada plática amistosa y de repente, no se cómo, percibí la oportunidad de invitarla a comer. Regularmente la voz dominante me diría "no hagas pendejadas" y así fue, el problema está en que por alguna razón yo ya estaba terminando de decirle "A ver qué día vamos a comer" cuando me percaté de lo que estaba haciendo.

No puedo explicar qué sucedió, por un momento dejé de pensar y seguí mis instintos, o al menos eso creo que es la voz que consigue callar a mi razón. Aun así intenté corregir y traté de dejar las cosas en una invitación al aire diciéndole "pero tu me avisas cuando, eh". Nunca consideré que ella, tras pensarlo 5 segundos contestaría "bueno, ¿mañana está bien?".

Y es así como mañana iré a comer con esta mujer, que según mis fuentes está en los mid-30 y está disponible.

Esperen la próxima entrega con el desenlace de esta historia.

2 comentarios:

M. dijo...

Seguro has leído el Extranjero de Camus, bajo esa tónica invitar a la susodicha a comer, o no, que aceptara, o no, o lo demás es más o menos la misma cosa. Sin embargo esa otredad que habita en nosotros, la abrumadora necesidad de vivir en comunidad que nos orilla a los comportamientos más inverosímiles, como, algunas veces, intentar coger con otros.

NTQVCA dijo...

Yeeeeh!