jueves, 15 de julio de 2010

Gracias por todo

Han pasado ya dos días y sigo sin poder asimilarlo. Lo único claro que hay en está vida es que todos en algún momento nos iremos pero a veces no estamos preparados para la forma y el momento en que pasará.

El martes en la madrugada mi tío, el papá de mi prima/exjefa y a quien le debo en parte muchas cosas como el haber podido terminar mi carrera y que mi familia no se haya ido a la chingada hace cinco años, sufrió un accidente de lo más idiota. Digo idiota porque comparado con todos los accidentes que había sufrido en su vida que incluyen haber desecho no se cuantos carros al chocar en carretera, haberse caido desde un tinaco, taladrarse la pierna, casi cortarse una mano con una sierra, jugar con turbosina todos los días en el trabajo y no se cuantas cosas más, caerse de 3 metros de altura parecía cosa de niños.

No puedo sacarme de la cabeza ese minuto cuando llegamos a su casa respondiendo a la llamada de auxilio de mi tía. Mis primas estaban gritando en la calle, desesperadas porque la ambulancia no llegaba. Entre corriendo a la casa y encontré a mi tío tirado boca arriba respirando con mucha dificultad y con mucha sangre a la altura de la cabeza, no se si lo mejor hubiera sido no haber ido puesto que lo único que logré fue que ese sea el último recuerdo que tengo de él y no pude ayudar en nada, moverlo hubiera sido una pendejada dadas las condiciones de su accidente.

La ambulancia tardó siglos en llegar, cuando lo hizo nos fuimos al hospital donde el malnacido doctor nos informó que las probabilidades eran de 20%, así en frío y sin ningún tacto, y que en caso de que lo lograra el daño neurológico ya estaba hecho. La operación ahí saldría carísima por lo que le pedimos al doctor sugerencias para trasladarlo. Su respuesta fue "pues, lo que ustedes decidan". Yo lo quería matar, respuesta más idiota no pudo encontrar el cabrón. Porteriormente sugirió el traslado a una clínica especializada que se ubica justo en la colonia donde vivimos pero antes había que estabilizar a mi tío. Se hizo el papeleo y la ambulancia tardó horas también. Ya había pasado mucho tiempo desde el accidente.

Para las 10 ya estábamos en el nuevo sitio, casualmente ahí se apareció el doctor del primer hospital quien también trabajaba ahí. Hijo de puta, se tardó tanto en recomendarnos este sitio y resulta que sería él quien atendería a mi tío en este nuevo lugar. Se nos informó de mejor forma la situación de mi tío. Su estado era grave pero no se hablaba tan fatalistamente como el sujeto anterior. Nos dijeron que el mayor problema era que estaba "vascularmente comprometido" osea que el problema era que su corazón aguantara la cirugía puesto que al abrir el craneo la circulación se descompensa y el corazón tiene que trabajar mucho más para mantenerla. En general todos nos sentíamos tranquilos, mi tío tenía la fuerza de un toro y estábamos seguros que su corazón aguantaría. Entró al quirófano como a las 11.

Todo estaba tranquilo mientras, tranquilo comparado con las horas pasadas donde reinó la desesperación. Mi prima/exjefa fue quien recibió los putazos por su familia, ella fue quien viajó en las ambulancias, hizo los trámites, entraba con los médicos, tomaba las decisiones. De momento estaba relajada. Mi otra prima no había parado de llorar, tenía ya casí 8 horas llorando. Mi tía se encontraba callada pero con esperanzas de ver a su marido salir de esta como lo había hecho antes.

Regresé a la sala de espera y vi que todos lloraban, me asusté mucho. Le pregunte al novio de mi prima/exjefa qué pasaba, con la mirada me dijo todo. Mi tío entró en paro cardiorespiratorio y estaban buscando sacarlo de ahí.

Diez minutos más tarde saldría el doctor a informarnos que mi tío había fallecido. Todos nos desmoronamos, unos peor que otros pero el sentimiento era el mismo.

Comenzarón los trámites para reclamar el cuerpo ya que al haber sido accidente tenía que ir al ministerio público a que le hicieran autopsia. Trámite que tardó casi doce horas y debido al cual no podríamos incinerar el cuerpo ya que para hacerlo se necesita autorización de un sujeto en Toluca quien decide que no se necesita hacer más investigaciones y declara el caso como accidente y no "presunto homicidio" como dice en el acta de defunción.

El entierro fue ayer a la 1 de la tarde. Muchísima gente nos acompañó desde la noche anterior, familiares, amigos, trabajadores de la empresa de mi tío. Esto ha sido una de las cosas más tristes que he pasado.

Ya van dos días de que todo esto pasó y sigo sin poder asimilar la idea. Me parece increible como pasaron las cosas, cómo es que un hombre sano, bueno y con todo por delante muere de esa forma. Mi tío no merecía morir así, un hombre como él merecía morir en algo grande, algo del tamaño de su persona. Una explosión hubiera sido un digno final, entonces ahí hubiera dicho "bueno, todos sabíamos que jugaba con fuego", o tal vez una caída desde una torre petrolera que tanto frecuentaba. Eso era un final digno de él, no caer 3 metros desde un ventanal de su casa, hasta parece que dios se esforzó en otra más de sus malas bromas.

Lo que más me conflictua de todo esto es la situación en la que se encontraba. Hasta el lunes mi tío era uno de los hombres más felices que conozco. Su negocio iba bien, tenía todo lo materialmente hablando para llevar una vida tranquila, tenía la familia por la que siempre luchó, una hija recién casada y un nieto recién nacido, por fin tenía al hijo varón que tanto quiso. ¿Por qué se tenía que morir cuando lo tenía todo, cuando era más feliz? ¿Por qué él y en este momento? Ya se que hay cosas que por más que las racionalices no tienen respuesta, de esas cosas que no debes pensar porque no tiene caso, sólo son y ya pero no puedo dejar de pensar en como la vida/destino/dios trabaja tan injustamente aunque como me dijo mi hermano "nadie te prometió que la vida sería justa"... si nos hubieran dicho cómo sería este juego probablemente muchos no hubieramos jugado nunca.

No he llorado nada, me contuve al máximo durante estos dos días y ahora, en la soledad de mi recámara mientras escribo esto con los ojos llenos de lágrimas tampoco he podido llorar. Quiero hacerlo pero no puedo. Se que debo hacerlo porque eventualmente esto explotará y es mejor que sea a solas y en mi casa a que me pase en medio de la oficina. Necesito alejar también estos pensamientos que me invaden a ratos, el recuerdo de esa madrugada y mis muchas quejas contra la vida. Tengo que hacerlo porque esto de la vida sigue, quien sabe por cuanto tiempo pero sigue, y así como mi tío recibió los balazos por mi familia hace algunos años ahora nos toca a nosotros recibir los de su familia ahora que ya no está él para hacerlo.



FGE, lo vamos a extrañar ingeniero, no se imagina cuanto. Gracias por todo.

9 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Ayer la terapeuta me dijo algo muy cierto y que no veo porque me azoto mucho: el riesgo de vivir es que te enfermes, que te pase algo como que se te pique la muela o que te enfermes de algo con lo que te vas a morir, ese es el riesgo, lo tomas o lo dejas.

Y la decisión es tomar la vida porque hay muchas más cosas buenas que malas las que te rodean.

Tu tío vivió como quiso y fue feliz, tenía todo en la vida para seguir sin ningún problema pero al vivir tenía un riesgo; morir.

Dani Sonrisas Màgicas dijo...

Carajo Janus, esto era lo que menos esperaba encontrar a leerte.
Creo que un "lo siento mucho" no bastará.
Sólo puedo decirte que quizá murió en el momento más pleno de su vida porque así estaba destinado y quizá fue lo mejor, no sé para quien o por qué pero es lo único que me resta pensar.
Perdidas como estas son difíciles de sanar, ojalá que tu familia y tu encuentren resignación y paz.
Te envio un abrazo.

NTQVCA dijo...

Janus, que terrible leer esto. Quizás salga sobrando, pero tu Tío murio en su mejor momento, después de ver feliz a su familia, de ver a su nieto y casada a su hija, murio rodeado de todos ustedes que lo quieren y lo admiran. No te quedes con ese sentimiento, que bueno que lo escribiste aquí, busca a alguien y cuentaselo y habla y llora.
Te mando un fuerte abrazo.

Mafalda dijo...

Superar un perdida de esa naturaleza... es siempre doloroso... es inexplicable ... es triste y vago... no hay tiempo ni espacio que dictamine cuando sucede.. solo sucede...

Creo que tu tío fue afortunado.. pocas personas mueren siendo felices ... y al final eso es lo que importa... vivir de tal forma que en el funeral todos lloren mientras tu ries...

besos!

PHERRO dijo...

La vida de tu tío es un buen ejemplo de como vivirla. La manera de morir es circunstancial, no la puedes prever, ni escogerla a menos que te la propines tu mismo.
Te digo lo mismo que dirián muchos, mi más sincero y sentido pésame.
Que hayas tenido las ganas y la capacidad para expresarte de esta manera, seguramente fue un gran desahogo, las lagrimás déjalas fluir en el momento y lugar que aparezcan, sin pena, sólo tú sabes lo que traes dentro.
Tu tío te ha dejado un legado, tú sabes si lo aprovechas o como muchas otras cosas, pasas sin por lo menos mirarlo.
No eres tonto, de aquí en adelante harás lo mejor para ti y los tuyos.

Elza dijo...

Buscaba palabras y no las encontré. Un abrazo Janus

Jana dijo...

te mando un fuerte abrazo.

DvD dijo...

Esas cosas suelen pasar =/
Pues lo que queda es recordarlo como el buen hombre que [me quiero imaginar] fue.


Saludos

Janus dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.