martes, 16 de marzo de 2010

Dulce desilusión

Por donde vivo abrieron un negocio que vende postres que van desde simples flanes hasta cosas más elaboradas como "bombones con danonino" y mezclas de frutas con algún jarabe o crema saturada de azucar. Lo interesante del negocio es que es atendido por dos bombones, para no romperle la temática al negocio, y su mamá. Ambas niñas son muy lindas tanto en su físico como en su personalidad y parecen regirse por la regla de "Si al recibir su postre no recibe una sonrisa, su compra es gratis". Les calculo unos 17, tal vez 18 años y como podrán notar tengo una debilidad por las mujeres más chicas que yo.

El negocio queda justo saliendo de mi calle por lo que paso seguido frente a él. Es inevitable voltear para ver si está la niña de cabello obscuro y delantal de kitty. Hasta la semana pasada me animé a acercarme y comprar alguno de los azucarados productos con tal de ver más de cerca a la citada mujer, comprobando que no sólo tiene un buen lejos sino que además de eso tiene el tipo de ojos que me gustan: grandes y expresivos. Me fuí muy feliz con mi vaso de gelatina bañada en una crema rosa que no supe si estaba buena o era la emoción del momento la que me sabía tan bien.

Esa misma semana me encontré a la niña de los postres en el metro cuando me dirigía al trabajo. Desgraciadamente iba acompañada de un sujeto que me pareció familiar, ya lo había visto en algún otro lado pero no recordaba donde. Desgraciadamente ahí pude comprobar lo que me temía: las niñas lindas siempre están ocupadas. Llegué a la oficina con la desilusión de ni siquiera haber podido ir a comprar otro postre pensando en hablarle e invitarla a salir (soy todo un soñador).

Este fin de semana, al regresar de un plan puentesco que fracasó, al pasar frente a los postres recordé donde había visto al sujeto novio de la niña de los postres: fue precisamente ahí, atendiendo el negocio de su novia. Ese día era él quien estaba atendiendo, por lo que de puro coraje decidí comprar un helado a dos locales de distancia.

Qué tan aburrida se ha vuelto mi vida que ni las ilusiones me duran...

10 comentarios:

Relax dijo...

Vamos vamos. Aquí no queda otra que tirar para delante. ¿No esas chicas venían en par? Pues nada, ve por la que queda.

Por otra parte, sé que es difícil, pero podrías intentar hablar con ellas para probar algo a un plazo un tanto más largo.

De cualquier manera, mujeres hay muchas. Mejor busca objetivos más terrenales...¿qué tal jugar pokemón? Je je je.

Janus dijo...

Relax: ¿Quién eres y qué has hecho con Relax? En verdad te desconozco ahora en tu etapa positiva.
Efectivamente, eran dos, pero la que me gusta es la que mencioné. La otra es linda pero no mi tipo y no me caracterizo por ser conformista (ja). Si de eso se tratara me hubiera quedado con la gorda que me presentaron hace unas semanas, era un éxito seguro.
Lo de hablarle como inversión a plazo más largo puede ser, pero soy algo desesperado para esas cosas. Y lo de jugar pokemón fue un golpe bajo porque para empezar ya no tengo game boy y no puedo usar a los pokemóns que tanto cuidé :'(

PHERRO dijo...

Ese Janus, tienes un extraño don para hacer ver deprimente algo tan simple. Pero bueno, no hay recetas mágicas para vivir; ya encontrarás una libre y libertina -si eso es lo que buscas-. Nunca vayas a tomar mis comentarios como si yo quisiera darte una lección, ni madres, estas en tu derecho de ver las cosas desde tu partícular punto de vista, que con todo el gris permanente que te permea, me deja ver un borroso reflejo del inadaptado, iluso que no puedo dejar de ser.
Orale pues, valedor, luego nos leemos.

P. D. Lánzate, chance y le das baje al noviecillo con la muchachita de ojos expresivos.

Anónimo dijo...

Ah, no seré yo esa gorda que no se te antoja? Nah, no estoy tan gorda o bueno, ya que mencionas a esta Lolita tan linda pues a lo mejor al lado de ella, si. quien sabe. En fin, sólo quería compartir el aburrimiento que nos une respecto a las ilusiones y la manera gris ( o la más colorida que se puede ver?)que te dicen tienes para ver la vida....no se que tendría que pasar, a veces parece simple y mundano, en fin....Elza

NTQVCA dijo...

Lo pior es que ellas ni se enterarón del coraje que hiciste, yo que tú regresaba y le coqueteaba a la niña en cuestión enfrente de su novio, igual te regalan unas trompadas...dicen que saben ricas no?

Janus dijo...

Pherro: Efectivamente, es un don esto de convertir cuaquier cosa en drama. No se que haría sin él. Ojalá tengas razón y pronto aparezca la libertina que necesito para dejar de pensar tanta estupidez. No te preocupes, no veo tus comentarios (ni los de nadie más) como una lección. Está comprobado que yo sólo entiendo a madrazos (pronto un tiempo pasado al respecto). A ver que pasa con esta niña, seguiré acosándola por el momento.

Elza: Un placer compartir contigo esta peculiar forma de ver las cosas. Si tienes un blog o algo donde plasmes tu particular forma de pensar me encatará visitarlo y multiplicar esta malacopes, ja.

NTQVCA: Pues así que digas que coraje hice pues no, sólo no quise recibir mi postre de manos de ese tipo. Tal vez te haga caso y le coquetee a la susodicha frente a su wey, sólo que iré preparado con la compañía de algu/algunos amigo/s por si acaso se necesita. No vaya a ser que las trompadas vayan a traer sangre.

Elza Poet dijo...

Vale, este es mi blog aunque aún no tiene nada escrito, ja!

Desadaptada y Bipolar dijo...

jajajaaja... duran lo que un buen postre, pero siempre habrá más en la tienda...

DDC dijo...

PEDÓFILO Y LOSER

Janus dijo...

Elza: Perfecto, te estaré visitando.

Desadaptada y bipolar: Pues siempre hay pero que difícil es llegar a ellos.

DDC: Tu no mereces respuesta.