jueves, 31 de julio de 2008

Semana Sui géneris

Desde la noticia de mi cambió turno hasta hoy he pasado por cosas bastante fuera de lo común. Por fin terminó mi turno como velador pero aún no me acostumbro a mi viejo horario, razón por la cual estoy despierto en este momento. Quién iba a pensar que acabaría haciendome amigo de medio departamento de control de inventarios. No cabe duda que el sufrimiento une a las masas.

Sucedió algo que no hubiera creido de no ser porque lo viví. En una de esas borracheras que tienen por pretexto el cumpleaños de algún miembro de la banda, el cumpleañero me pidió ayuda para ir a hacerle la plática a dos chicas, cabe resaltar que tanto él como yo carecemos de ese don que permite "ligar". Por ser su cumpleaños accedí aunque yo me encontraba en una depresión provocada por la mezcla de alcohol y recuerdos de aquella que hace poco poseyó mi corazón. En fin, cuando me doy cuenta de a que le tiraba el festejado me asusté: eran dos chicas argentinas bastante guapas y fuera de nuestra liga. Me imaginé un batazo seguro pero no fue así. La verdad es que se nos notó la inexperiencia en eso del "ligue" pero estuvo chido saber que de vez en cuando se tiene la oportunidad de acceder a eso que uno cree lejano.

Por obvias razones, esta semana en el turno nocturno me impidió cumplir con mis obligaciones de free. Y lo que la mujer con la que me revuelco definiría como "tensión sexual acumulada" debido a mi ausencia vaya que me trajo un buen malviaje que casí me orilla a terminar con el citado pacto. Sigo sin comprender por qué la gente mezcla sentimientos con placer, pero en verdad que eso echa a perder las cosas.

Creo que mi padre por fin consiguió un empleo, o por lo menos un ingreso. Tendré confirmación al respecto cuando me devuelva la colegiatura que le presté para nosequechingados, si es que eso sucede. Mientras tanto mi madre sí consiguió un empleo. A veces me siento tan culpable de su sufrimiento que me atormenta quedarme atrapado aquí para que sufra lo menos posible. Eventualmente llegará el día donde tenga que elegir entre mi libertad y su "satisfacción" y ese día habrá más drama en casa. Hablando de casas, mi hermano regresa la semana que entra a ésta y su cuarto ahora es el refugio de mi madre. Creo que volveremos a compartir recámara como hace muchos años y pasaremos otro momento incomodo como la pseudofamilia que supuestamente somos.

Por ahí estoy pasando por alto algún evento de menor relevancia pero con su grado de rareza. Si lo llego a recordar lo pondré como update. Por el momento eso es todo. Este post no tiene mucho sentido pero requería poner todo en algún lado. Fue poco más de una semana desconectado de ésto y tenía que sacar lo que traía atorado en la cabeza.

4 comentarios:

Violet Veela dijo...

Es cierto, no hay nada mejor que escribir cosas sin sentido, por el gusto de hacerlo. Y si un blog no es para eso, ¿para qué diablos es?

Pd. No pierdas a tu free, aférrate; la vida sin sexo es miserable. Creéme.

Roberto dijo...

exacto para eso son los blogs y es parte del encanto de leerlos

Cabrón Insensible dijo...

a veces me inquietan tus posts, siento que te falta ser más positivo y tener más agresividad, no sé por qué, no es crítica tampoco.

saludos.

Janus dijo...

Violet: Tienes razón, mantendré mi freeazgo lo más que se pueda. Tienes razón nuevamente, para eso saqué este blog ahora que me acuerdo.

Roberto: Coincido contigo, entre más sinsentido es un blog espero con más ansias que su autor postee algo nuevo. Por cierto, que nombre tan elegante el tuyo.

Cabrón: Me pusiste a pensar. No puedo hacer mucho con lo de ser más positivo, mi naturaleza es más hacía lo negativo. Con lo de la agresividad te doy el punto, muchas veces dejo las cosas pasar por no aventarme a hacerlas.