domingo, 29 de junio de 2008

Recuento

Tras una semana sin internet y demasiado trabajo me encuentro sumido en mi regular depresión. Es domingo por la noche y para variar no tengo nada que hacer más que buscarle una explicación a lo que me pasa. Mi reflexión actual trata del por qué cuando parece que mi vida ha llegado al fondo y que si me esfuerzo podré salir del hoyo en el que me encuentro, llega otro golpe del destino que me dice “no te hagas ilusiones, esto aún no se ha jodido lo suficiente”. He llegado a pensar que lo que me sucede son tonterías fácilmente superables y que existe la posibilidad de que sea yo quien las agrande para llenar mi cuota necesaria de sufrimiento, pero tras mucho meditarlo me he dado cuenta de que a pesar de que sean “posibles pequeñeces” ya son demasiadas y eso es lo que me está derrotando.

Por el momento no tengo ganas de hacer las cosas, sigo sin saber por qué me levanto cada mañana si me da lo mismo lo que pase. A lo anterior hay que sumarle que físicamente también estoy demasiado cansado debido a que ahora mis funciones laborales incluyen el cargar cajas llenas de material (afortunadamente es material no tan costoso como él que se me cayó la semana pasada). Estoy a un mes de volver forzadamente a la escuela y eso me desanima al grado de querer mandar todo al diablo. Lo único que sigue dándome un poco de tranquilidad es embriagarme ya sea solo o acompañado pero este vicio está mermando seriamente mi capacidad económica que de por si no es del todo saludable, prueba de ello es mi última salida de la cual no me arrepiento pero estuvo algo arriba del presupuesto. He encontrado otra distracción pero también requiere de una inversión considerable por evento, creo que lo vale pero necesitaré de un reajuste a los gastos o me voy a ver en serios problemas muy pronto.

Después de este pequeño recuento de los daños de la semana únicamente me queda aguantar ya que aún no pienso tomar la otra solución factible: una fuerte dosis de antidepresivos y píldoras para dormir o plomo aplicado directamente al cráneo.

1 comentario:

Violet Veela dijo...

Para comprender que en el mundo nadie está solo en su dolor...porque todos sufren alguno lee mi siguiente comentario en tu siguiente post.

Y por favor quita la verificación de la palabra, porque de por sí mi vida ya es muy difícil.