jueves, 19 de junio de 2008

El mejor jefe del mundo

Justo cuando más lo necesitaba llega mi jefe con el mejor de los encargos: vamos a la cantina a ver la Euro. Sí, como si no tuvieramos cosas que hacer, le valió madres el trabajo para ir a comer, beber y disfrutar del juego sin importarle el tiempo que durara el partido "y si llegan a penales ni modo".

Al final perdió el equipo al que apoyabamos, Portugal, pero nadie me quita el gusto de haberme embriagado en horas de trabajo. No cabe duda que mi jefe es la onda... lo malo es que si le preguntas algo del trabajo nunca sabe ni madres.

1 comentario:

Violet Veela dijo...

¿Y qué que no sepa nada? aún así sigue siendo el mejor. Ahh, y deja de quejarte en mi blog.