viernes, 28 de octubre de 2011

La mona de San Juditas

Anoche recibí la llamada de Violet pidiendo que la acompañara a beber para ahogar sus penas y pues quién soy yo para abandonar a una amiga en desgracia. Ayer fue la tercera vez que salí a beber en 4 días, culpa de la maldición gitana que me cayó por haberme ido a beber en lunes.

Acudí a la cita puntual, la idea era esperar a que Violet saliera del trabajo y de ahí irnos a beber. Su trabajo se encuentra en el centro de la ciudad, muy cerca del templo de San Hipólito, casa del recientemente popularizado San Judas Tadeo. Les menciono lo anterior porque fue hasta que estaba por llegar con Violet que me di cuenta de la verdadera intención de esta salida: cantarle las mañanitas a San Juditas.

Y así fue como después de cenar y beber unos tragos terminamos a las 2 de la mañana en el citado templo recibiendo las bendiciones de San Judas rodeados de reggaetoneros moneándose y figuras tamaño real del Santo festejado. Para no sentirnos unos completos turistas decidimos comprar un par de figuritas de 3 pesos y así manifestar nuestra intención de entrar al club de fans de San Judas. Desafortunadamente las mañanitas estaban programadas para las 4 de la mañana por lo que ya no alcanzamos a cantarlas.

Hasta hace unos días según yo el mayor milagro provocado por San Judas era el hecho de que los índices de delincuencia bajan los días 28 porque todos los asaltantes se concentran en el templo pero si algo me quedó claro después de esta visita es que San Judas es un santo muy eficiente, ahora entiendo por qué tiene tantos seguidores. Digo esto debido a que llegando a casa estaba decidido a postear esta historia con todo y las fotos que tomé con mi celular, el problema es que no encontré, y sigo sin encontrar, el adaptador para pasar las fotos a la computadora. En los dos intentos que llevo por localizar dicho adaptador me he encontrado con mil pesos y veinte dólares que se encontraban escondidos en un cajón y en una cartera vieja respectivamente. Estos milagros que me permitieron enfrentar el pago de mi tarjeta de crédito de forma más holgada.

Para llevar un día de sanjudaista he recibido suficientes milagros para querer renovar mi suscripción. Les recomiendo ampliamente que consideren unirse al club para recibir los favores de tan eficiente santo. Yo por mi parte mañana iré a raparme la cabeza y pasaré a la tlapalería estopa y thinner para manufacturar las monas de la semana que entra.


PD. En cuanto encuentré mi adaptador subo las fotos.

7 comentarios:

VioletVeela dijo...

Espero que el milagro de San Judas llegue pronto, en serio lo necesito. Yo también tengo mi figurita de tres pesos...

RoS dijo...

Tú sigue buscando el adaptador, capaz que te encuentras otros veinte dólares.
Gracias a este post, ya entendí el porque de la cuetiza de ayer que me tenía tan de malas.

=)

Danny dijo...

Este post fue patrocinado par la iglesia católica.

Dandelion dijo...

Blasfemo!

Nena dijo...

Siempre he querido ser seguidora de ese Santo, de ningún otro más, pero no sé por qué no se me da. Y me llama la atención justamente por eso que dicen que es milagroso y ya después de uno buscar la forma de conseguir lo que necesita o quiere pos nitamos ayuda divina.

Ya pagaste tu tarjeta?

Ele y Juan Pa!
http://sailing-nena.blogspot.com/

Janus dijo...

Violet: Urge otro milagro.

Ros: Estúpido adaptador, nomás no aparece.

Danny: Lo malo fue que me pagaron en indulgencias...

Dandelion: ¿Tu crees?

Nena: Pues únete, no es tan difícil. Sólo tienes que ir al templo y dejarle una figurita de 3 pesos de vez en cuando.
Y sí, ya pagué la tarjeta. 3 meses y contando libre de intereses, veamos si logro brincar otra quincena.

Jamooo2008 dijo...

#NuncaEncontroElAdaptador