lunes, 13 de junio de 2011

El poder de una mordida

Increible el poder que tiene una mordida marcada en mi hombro para hacerme feliz, no puedo evitar que al acordarme de su existencia una gran sonrisa aparezca en mi rostro.

Desgraciadamente han pasado varios días desde su aparición y las marcas apenas son visibles. Ya solicité unas nuevas y me dijeron que cuando quiera me hacen otras con gusto. Otra gran sonrisa aparece cuando recuerdo mi solicitud aceptada.

Increible el poder que tiene una futura mordida marcada en mi hombro para hacerme feliz.


¿Acaso no es hermosa?

5 comentarios:

VioletVeela dijo...

El amoooor, hermosa sensación y las primeras mordidas nunca se olvidan. The greener the better.

stuck with chun li forever dijo...

tienes brazos de tamalera

la mis dijo...

no bueeeeno, no quiero ni imaginar lo que un chupetón en el cuello te haría jajajaja

Janus dijo...

Violet: Les faltó color entonces.

Chuli-lover: Ni siquiera eres capaz de distinguir un hombro de un brazo. No mereces ni que te explique lo demás.

La mis: El chupetón no me haría tan feliz como lo haría una serie de arañazos a lo largo de mi espalda. Esos si que me harían feliz.

Miss Dandelion dijo...

Espero de todo corazón que también te duela.
Eso las hace aún mejor.