domingo, 12 de junio de 2011

Confusión

Desayuno dominical con la abuela, quien le da de comer en la boca a mi hermano en una muestra de amor abuelil un minuto después de que nuestra madre hiciera lo mismo.

Hermano: ¿Por qué todos quieren alimentarme?
Mamá: Porque te vemos flaco, ojeroso y sin ilusiones.
Janus: -Dirigiéndome en voz baja a mi hermano- Creo que te están confundiendo conmigo.
Hermano: ¡Sí! ¡Me están confundiendo con Janus!

Madre y abuela voltean a verme mientras yo finjo estar ocupado viendo mi plato.

4 comentarios:

VioletVeela dijo...

¡Déjate alimentar! ya te dije que debes ser feliz o pretender serlo.

Manuel dijo...

Nada nada, masoquismo. Anda a mirarte al espejo muchacho.

NTQVCA dijo...

Pues que se deje apapachar!

Janus dijo...

Violet: Nah, tengo una reputación de amargado que cuidar.

Manuel: Me miro al espejo y sólo veo las marcas en mis hombros: soy un enamorado unilateral feliz.

NTQVCA: El se deja pero le ofende que lo confundan conmigo, ja.