viernes, 5 de octubre de 2012

||

Y aquí estoy rodeado de cervezas, tres vivas y tres muertas, que me ayudan a evadir esos pensamientos que me provocan unas tremendas ganas de llorar, de decirme lo estúpido que soy, que fui y que seré. Con James Bond en la pantalla de la computadora, como cualquier mujercita que ve Bridget Jones, estoy tratando de espantar la tristeza que causan dos simples rayas en el lugar equivocado.

Compré la prueba después del lavado de cerebro mensual que el banco donde trabajo nos realiza para asegurar que estemos alineados a sus intereses. La entregué a A. quien me confirmó que terminadas sus juntas lo haría. Le pedí me avisara cuando lo hiciera, quería recibir las noticias directamente de la fuente con no más de un minuto de retraso, 15 días ya eran demasiados.

1:20 p.m. A. me avisa que irá al piso 5 a hacerse la prueba.
1:35 p.m. Recibo una llamada de A. "¿Quieres bajar o te digo de una vez?" - "No, no. Bajo"
1:36 p.m. "¿Y bien?" - "..." - "Fueron dos rayas, ¿verdad?"

Tener la certeza siempre será mejor que andar suponiendo lo peor, lo malo es cuando la certeza implica lo peor. El que Don Predictor haya salido positivo sólo vino a confirmar que la rareza que A. sentía no era mera casualidad, bien me lo dijo Violet, a quien consulté buscando un poco de calma hace unos días: "Una sabe cuando está embarazada". Todavía en negación, A. sugirió hacer una segunda prueba, a lo que contesté que esas cosas pueden dar falsos negativos pero no falsos positivos. "Estamos jodidos", agregué. Falta la confirmación de laboratorio pero no espero un resultado distinto al que ya he comentado.

Ahora todo está en sus manos. Abortarlo o tenerlo es prácticamente su decisión. Yo ya he expresado que mi deseo es no tenerlo pero que en caso de que decida lo contrario no podré vivir si no estoy ahí para cuidar de él, digo, si alguien lo va a echar a perder quiero ser yo. Incluso ya he pensado en varios nombres tanto de niño como de niña por si se necesitan, ya saben, por las risas.

De momento sólo me queda llorar en lo que espero la decisión final de A. Estos días los pasaré enclaustrado en mi recámara trabajando a ver si así el tiempo pasa más rápido y encuentro la resignación dentro de algunas de las muchas hojas de excel que debo revisar, analizar y generar para mi entretenido trabajo. Ya habrá tiempo después para pensar en los próximos pasos.

5 comentarios:

Cabrón Insensible dijo...

Pos es su decisión pero sería bueno que ella sepa que tú prefieres no tenerlo.

Janus dijo...

He sido claro en eso desde que empezamos a salir hasta ayer que lo hablamos cuando me preguntó qué era lo que quería yo. "Yo no quiero tenerlo, pero si decides lo contrario tampoco quiero que me saques de tu vida", fueron mis palabras.

Aracely Ramírez dijo...

Ay, Janus.
Entonces ella no había dejado de menstruar cuando se fueron de Luna de Miel. Engaño 1.
No me late, te lo dije.
Que sea lo mejor para los TRES.

Ele y Juan Pa
sailing-nena.blogspot.com

Israel pm dijo...

la vida te da sorpresas ... sorpresas te da la vida hay dio !!!

la mis dijo...

que queeeeeE??

pero, en qué momento pasan las cosas así, tan de repente? cuándo no quieres? cuando toda una decisión de vida está en manos de alguien más...

fuerza. mucha fuerza janus!