martes, 6 de marzo de 2012

Correlación (cont.)

No ha pasado ni un mes desde que escribí sobre mi teoría de la correlación negativa entre mi vida laboral y la personal y ya tengo la primera oportunidad de ver si se cumple o no.

Hoy el director del área habló con todos los que recibirán aumento de sueldo este año. A pesar de que sólo tengo tres meses en la empresa y que sé perfectamente que la política no permite aumentarle el sueldo o ascender a nadie con menos de ocho meses de antigüedad, fui llamado a pasar a la oficina más grande del piso.

En dicha reunión se me informó lo que ya sabía: debido a que entré el 25 de noviembre no se me puede dar un aumento en base a los resultados del año pasado. Palabras textuales del director "Y me vas a decir ¿a mi qué chingados? Ya lo sabía..." y efectivamente, estaba pensando eso. Pues la noticia era que "debido a mi buen desempeño y compromiso con el proyecto a pesar de los constantes cambios de rumbo" me otorgaron un bono lo suficientemente grande para resolver de un plumazo el desmadre administrativo que me generé durante mi temporada de emprendedor/desempleado.

Como varios comentaron en la entrada "Correlación", el que te reconozcan tu trabajo se siente bien sobretodo si viene acompañado de un dinero que no tenías presupuestado. Estoy contento porque en poco tiempo se me ha ponderado bien dentro del área y se reconoce mi poco o mucho trabajo con efectivo pero hay algo que me empezó a preocupar una vez que me puse a meditar sobre las implicaciones de este bono y tienen que ver precisamente con esa correlación.

La última vez que junté una cantidad importante de dinero para salir de una deuda, justo antes de decidir cuál sería la mejor forma de pagar ese dinero y el discurso de agradecimiento que daría por el apoyo sin el cual no hubiera podido terminar la universidad resulta que la vida tenía otros planes para mí fondo de ahorro y se fue en pagar gastos funerarios. Ahora, aunque no es tanto dinero como en ese entonces, también voy a "pagar" una deuda y espero que esta vez la vida no me salga con sorpresitas.

Por lo mientras yo ya estoy celebrando, y de paso calmando los nervios, con una de las 16 cervezas en lata que mi hermano me hizo comprar para poder tener derecho a 2 boletos para un concierto en el Tec de Ecatepec...

3 comentarios:

la mis dijo...

pues ese bono bien podría emplearse para el viaje a alemania, ¿no creeS?

Janus dijo...

Mis: De hecho no, su destino será resolver los "movimientos estratégicos" que realicé para mantenerme durante mis meses de desempleado. En otras palabras, es para reponer la lana de un negocio que he estado jineteando desde agosto. El viaje saldrá de otro lado.

Nena dijo...

Salud, Janus. Bien por el aumento, pero más por romper las estúpidas reglas de las empreas ;)


Ele y Juan Pa
sailing-nena.blogspot.mx