domingo, 4 de marzo de 2012

Cambio de aires

Ya he mencionado que uno de mis mejores amigos está en Alemania de vacaciones y de paso sacando una maestría. Hace unas horas platiqué con él vía skype trás varios meses de no tener noticias suyas. La última vez que supe de él estaba sumido en una fuerte depresión por haber terminado con el amor de su vida.

Me dió gusto escucharlo de mejor ánimo porque ya está manejando de mejor forma las cosas trás hablar con la susodicha y ver que ella ya superó todo lo que vivieron, y vaya que vivieron cosas. Al parecer algunos si maduran después de unos buenos chingadazos.

Me comentó que para poder sobrevivir sin tener que llegar a su reserva presupuestal se metió a trabajar en dos restaurantes limpiando la cocina y recibiendo un sueldo de 7 euros la hora, la suma de sus últimos cheques semanales fue de 200 euros lo que equivale al sueldo que yo recibo por pasar de 8 a 10 horas en una oficina. Meditando al respecto resulta que yo trabajo menos que él ya que me hago bien pendejo en la oficina pero el es infinitamente más feliz, aunque eso puede ser por algo que tenga el agua de la zona y no estar relacionado con su cambio de aires.

Cambiar de aires es el último recurso de aquellos que, desesperados o hartos de su situación, deciden abandonar lo que tienen con tal de mejorar, mi amigo es uno de esos casos. Su hartazgo llega a tal punto que cuando vive a visitar a su familia no pasan más de 2 días antes que su depresión regrese. Hoy nuevamente, como lo hace desde que se fue, me dijo que debería irme para allá y trabajar en algo como lo que él hace, incluso recogiendo botellas de vidrio para después venderlas, lo cual es un buen negocio allá según entiendo.

Desafortunadamente creo que soy un caso de esos que eventualmente volverán a su agujero a pesar del cambio de aires. De todas formas a ver si me puedo ir de vacaciones para allá a finales de año, sólo falta ver en qué desgracia se van a ir mis ahorros este año.

1 comentario:

Nena dijo...

¿Y qué estás esperando?
Si yo fuera soltera y una mujer sin hijos, me lanzaría a la aventura.


Ele y Juan Pa
sailing-nena.blogspot.mx