domingo, 20 de febrero de 2011

Tiempos pasados fueron y serán siempre mejores

Me encuentro tirado en el patio trasero de mi casa, tomando el sol a ratos, escondiéndome de él cuando mi pálida piel con bronceado de funeraria se arde. Mientrás tanto mi madre realiza sus labores de ama de casa, trapea, riega las plantas, lava algunas prendas.

Le comento que siento estar viviendo un dejavú al observar el cielo sin nubes enmarcado por el techo del patio y la esquina de la casa de al lado. Dice que seguramente es porque de niño acostumbraba pasármela con ella mientras hacía sus labores preguntando cómo funcionaba la lavadora, que en ese entonces era de las que tenían ventanita en un costado, viendo la ropa dar vueltas.

Soy de esos que creen que el pasado siempre fue y siempre será mejor. Las cosas a toro pasado son más fáciles de apreciar. Soy del tipo melancólico en pocas palabras.

Extraño mi niñez porque fue una niñez tranquila, no me faltó nada ni necesité nada. Tal vez pude haber hecho más cosas propias de los niños pero nada de lo que me arrepienta porque no quiero volver a ese mal hábito de los arrepentimientos.

En este momento de mi vida donde sufro de ataques de nervios y frustración con todo y contra todo, donde busco una muleta de donde sostenerme ya sea en forma de píldora, alcohol o hierba me gustaría volver a esa infancia donde mi más grande preocupación era ver qué pasaba si abría la puerta de la lavadora.

3 comentarios:

i am a violet dijo...

La nostalgia suele ser una perra que no nos permite avanzar.

Tiempos pasados nunca fueron mejores. Sólo se encuentran congelados en una vitrina muy limpia, adornada de cosas que nunca existieron...

i am a violet dijo...

La hierba es lo mejor...

RoS dijo...

Aw,
esta entrada me removió mucho, para mí es más fácil ver el pasado, no sé, creo que el futuro me da miedo...

;)