viernes, 9 de abril de 2010

Cachetadas

Al parecer hay epidemia de frustración entre mi círculo de amigos cercanos, la causa: el amor.

El día de ayer me ví obligado a darle sus cachetadas al primero de ellos, quien cegado por sus ganas de saber si la mujer causante de sus desvelos es en verdad "la buena" olvidó todo el plan que está desarrollando para poder ir trás ella en el mediano plazo. Haciéndole ver que no tiene ningún caso echar a perder el esfuerzo que ha hecho arreglando sus problemas familiares, escolares y laborales para después poder concentrarse en atacar los emocionales con mayor probabilidad de éxito logré que recordara que está en la etapa de preparación para ese momento. Al parecer tomó muy bien mis comentarios y ha superado la primera de una serie de crisis respecto a este tema que lo estarán acosando en los próximos días, ya lo conozco.

El segundo a quien tuve que aplicarle un par de insuficientes cachetadas me marcó hace una hora por dos motivos que le provocan desvelos de verdad. El primero de ellos era de índole laboral, pero lo conozco hace tanto que desde que escuche su voz acongojada supe que ese no era el mayor de sus problemas. Lo que en realidad no lo deja dormir es el mismo problema que viene arrastrando desde que lo conozco: el amor de su vida. Ayer por fin la susodicha le confirmó lo que yo ya le había dicho desde hace un par de meses: si quiere con él pero ella quiere algo formal y de largo plazo. Esto lo espantó (que cliché) y ahora no sabe lo que quiere. Como una llamada en horario de oficina no alcanza para la serie de cachetadas estilo "madura" y "déjate de mamadas" que tengo que darle quedamos en ir a chupar mañana para que me cuente qué tal le fue en su cita de hoy.

Finalmente, el último (hasta el momento) que requiere unas buenas cachetadas soy yo. Esta semana M2 cumplió años y me fue imposible no dejar un mensaje en su caralibro. Aunque me limité a poner una carita ( :) ) fuí de los pocos que recibió respuesta. Esto me llevó a pensar en que hace dos años que lo nuestro terminó y sigo pensando en ella. Juro que quiero dejar eso atrás, ya no me deprime pensar en ella pero ya no quiero hacerlo. Ya sé que lo he dicho mil veces pero juro que esta vez es en serio. Tal vez sea hora de hacerle caso a mis propios consejos pero todos sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo.

11 comentarios:

NTQVCA dijo...

Deberias de llamarte para darte unas cachetadas y luego un consejo.

Pero andamos iguales, estoy pendiente de un cumpleaños que es dentro de dos días y me pregunto si sere capaz de no llamar. Te hablare si necesito cachetadas para recapacitar.

Janus dijo...

No dudes en hacerlo. Unas buenas cachetadas no se le niegan a nadie.

PHERRO dijo...

Con que eres consejero profesional.
Es díficil sacar de nuestra vida a una persona a la que verdaderamente amamos, pero no queda más remedio que hacerlo. Bueno, no sé quiza una segunda oportunidad con esa misma persona resulte mejor, si no definitivamente no era para toda la vida, a pesar de los años y el esfuerzo.
Pero como nos gusta hacernos pendejos solos.

Janus dijo...

Algo así. De las pocas cosas "buenas" que tiene el sobreanalizar todo es que cuando no se trata de mi suelo dar buenos consejos.
Nada de segundas oportunidades. Prefiero que se quede como un bonito recuerdo en mi vida (al igual que yo prefiero ser un recuerdo "decente" en la suya)que intentarlo de nuevo y convertir eso en una mala experiencia. Lo que terminó porque tenía que terminar así se debe quedar, el problema como dices es que nos gusta hacernos pendejos, sufrir por sufrir y de eso nadie nos puede sacar más que nosotros... si es que lo queremos de verdad.

Elza Poet dijo...

O sea que das consejos y te quedas sin ellos? Yo creo que es una cicatriz/compañia, lo dijiste muy bien: ya no duele y las cicatrices no se dejan en el tocador,así uno vaya a una fiesta, no pelees contra eso, me parece que estás del otro lado.

Janus dijo...

No peleo, normalmente lo dejo fluir pero que chinga es no poder tener 5 minutos libres sin que ella sea de las cosas que recuerdo. Si como dices es una cicatriz debería recordarla al verla y ya. En fin, qué se le va a hacer.

Lamia dijo...

Espero que sea en serio.
Ya he dicho antes que no te conviene -
mereces algo mejor -
Y cuando logres superarla todo marchara bien

Saludos!

Por cierto ya estoy de vuelta =P

Shikamaru dijo...

si, ya la vas a olvidar, te creo.... aunque no me malinterpretes creo que algun dia lograras olvidarla aunque eso sea en unos 7 u 8 años, ya que tu mente este más preocupada por la calvicie y el cancer prostático

Refachadona dijo...

yo necesito un par de esas Janus! jajajjaa... pinche amor!

Janus dijo...

Lamia: Lo se, pero lo rescatable es que ya no me provoca las depresiones de antes. Como te dije en tu blog, bienvenida de vuelta.

Shikamaru: Pues la calvicie ya me preocupa...

Refachadona: Tu pide y te será otorgado.

Dani Sonrisas Màgicas dijo...

El mismo tema recurrente de todas las veces y casi todos los blogs...haha.
Osh...
yo no necesito cachetadas, necesito vacaciones...esas nadie las auspicia más que yo????=(
Ahhh que chafa...

Saluditos