sábado, 20 de septiembre de 2008

Malviaje

Lo anterior fue sólo un mal viaje,
lo que ayer vivi, hoy trato de olvidar,
si divagué perdido entre las aguas,
ya estoy bien,
no se preocupen mas...

Después de sobreanalizar la serie de estupideces que me vinieron a la cabeza desde que inició el desmadre hasta que hablé con ella la noche de ayer decidí que confiaré en ella. No me ha dado razones para desconfiar, al menos nada que pueda confirmar, por lo que creeré en lo que me dice no sin antes tomar mis precauciones en ciertas áreas, sólo para estar seguros, aunque para algunas cosas tal vez ya sea tarde...

6 comentarios:

LaReina dijo...

Oh-Oh

cabrón insensible dijo...

muy bien, hay que confiar muchacho, si uno no toma esos riesgos la vida se torna sumamente aburrida

cabrón insensible dijo...

muy bien, hay que confiar muchacho, si uno no toma esos riesgos la vida se torna sumamente aburrida

hat suck dijo...

Exacto es lo mas sensato que pudiste hacer, hacerle caso a ella. Claro aunque a veces no sabes a quien creer, no?

Desde acá dijo...

Confianza, eso siempre le pasa a la gente que ni siquiera puede confiar en sí misma. Como yo. Saludos querido Janus

Janus dijo...

Reina: Efectivamente, oh-oh...

Cabrón: Nuevamente tienes toda la razón, todo en la vida es una apuesta lo difícil es escoger al caballo ganador... aunque que aburrido sería ganar todo el tiempo.

Hat: Sigo sin saber si creerle pero ni modo de ir con mi gerente y preguntarle "Ey, ¿tienes algo con L.? Porque de ser así te la cedo"

Desde allá: Pues yo confío en mi, el problema son los demás...