domingo, 22 de enero de 2012

Ahora todo tiene sentido

He estado huyendo de este momento, huyendo de pensar y escribir sobre aquello que me tiene tan molesto. No huyo por miedo sino por cansansio. Estoy cansado de tener que arreglar lo que yo no rompí. Pero este momento iba a llegar inevitablemente y aquí estoy, vaciando mi cabeza esperando encontrar un poco de calma.

Me fui dos días y al regresar me encuentro con un desmadre, no sé por qué mis padres acostumbran hacer cosas cuando ando en otro lado. En esta ocasión fue mi madre, quien en un momento de hartazgo decidió que el martes era el día para echarle en cara a mi padre el que tenga otra familia.

Y fue su silencio lo que confirmó todo, su incapacidad de alegar algo en su defensa lo traicionó. Preguntarle por Juan y Valeria, quienes casualmente llevan el mismo apellido paterno que mi hermano y yo, fue el comienzo. Reclamarle años de no ahorrar un centavo a pesar de las múltiples peticiones que se le hacían al respecto, pero eso no era posible porque mantener dos casas es muy costoso. Escupirle en la cara que hace casi veinte años tuvo el descaro de traer a la amante y presentarla como su secretaria, a quien algún sujeto la había abandonado con 2 hijos y necesitaba un ingreso extra por lo que mi padre le pidió a mi madre que la incluyera dentro de su pequeño negocio de venta de no recuerdo cuántas cosas; ironías de la vida que fuera ella la que terminara teniendo una empresa y nosotros ahora sólo tengamos deudas.

Como siempre pasa en estos casos, los pendejos de la historia somos la familia oficial. Me pongo a recordar pequeños eventos y ahora todos empiezan a cuadrar, como aquella vez cuando mi padre me pidió que facturara mi primer computadora a nombre de la susodicha bajo el argumento de que necesitaba deducirla pero que no le dijera a mi madre porque no lo iba a entender. Me recuerdo en ese momento, con apenas quince años, y me da coraje haber sido tan idiota como para no sospechar en ese momento. Y como ese tengo varios recuerdo que alimentan el enojo que tengo contra aquel que me dió la vida.

Todo ese coraje no es por el hecho de que tenga otra familia, al final sigo creyendo que los humanos no somos animales monógamos; al contrario, necesitamos variar el menú de vez en cuando. Mi coraje está en que haya sido mi propio padre el que me vió la cara. Lo que más me atormenta es preguntarme cuánto del dinero que me pidió prestado desesperado porque no le estaban saliendo sus proyectos fue a parar en las bolsas de su otra familia. Digo, una cosa es que tenga bocas extras que mantener pero yo por qué tengo que andarlas manteniendo si ni hijos propios quiero. Si no me va a dar que tampoco me quite.

Lo que más me duele es ver a mi madre, que por años se ha tenido que aguantar el maltrato de mi padre. Aclaro, él nunca nos levantó la mano ni a mi madre ni a nosotros pero con su mamonería y burlas golpeó constantemente el espíritu de mamá, quien ahora se pregunta cómo pudo ser tan estúpida para no haber visto venir este asunto cuando hace 7 años se encontró una lista de gastos donde se incluían las colegiaturas de mis medios hermanos y la renta de donde vivían. Mi hermano dice que todo fue consecuencia de que no quisimos creer que mi padre fuera capaz de eso a pesar de tener pruebas de ello y hasta que apareció ese  recibo de depósito a nombre de Valeria con nuestro primer apellido como suyo seguido del apellido de la supuesta secretaría de mi papá nos fue imposible seguir pensando que todo era mucha coincidencia.

Ahora estoy preocupado porque el único patrimonio que tenemos podría ser peleado por alguien que no debería tener derecho para ello. Y más que una motivación ambiciosa de querer quedarme con la casa me mueve una motivación egoista que es el hecho de que si mi madre se queda sin un lugar para vivir seré yo quien deba cargar con ella a donde sea que me vaya cuando lo que yo quiero es poderme ir lejos de aquí solo y alejarme de todo.

Le he preguntado a mi madre qué es lo que quiere hacer. Pese a todo no pretende correr a mi padre de la casa, aunque merecido se lo tiene. Dice que no tiene corazón para echarlo a la calle porque seguramente no tendrá a donde ir. Me intriga saber por qué si tiene otra familia y está tan harto de mi madre no se fue con ellos y terminó con todo. Seguramente así como echó a perder las cosas aquí también las echó a perder allá. Me entristece pensar que quien alguna vez fue mi modelo a seguir ahora sólo me genere una gran decepción y que mucho de lo que me quizo inculcar ni el mismo lo cumplía. Dichosa doble moral católica.

En este momento las cosas en casa siguen como si no supieramos nada, lo único que ha cambiado es la actitud de mi padre, quien ha perdido las ganas de burlarse de todo y anda muy acomedido a lo que mi mamá diga. Tan modosito está que durante el fin de semana se la ha pasado ofreciéndome cervezas para ver los juegos... como si así fuera a comprarme.

10 comentarios:

I'm Violet Veela dijo...

Ahora viene lo bueno...

Dandelion dijo...

Por motivos "personales", yo no estoy muy a favor de las leyes en cuanto a todo eso de las separaciones y que le toca a cada quién pero, a como lo veo, a tu mamá le toca por ley la mitad de lo que ella y tu padre hayan hecho durante el matrimonio.

Que pueda comprobar la infidelidad es un punto a su favor.
Y si tus medios hermanos no son menores de edad, un punto más a su favor.

Los pleitos legales son la cosa más triste y espantosa, sobre todo si son entre "familia"...

Se lee ñoño pero te envié un e-mail. Checalo cuando puedas.

Rainman dijo...

Pensé que ya no iba a comentar en este sitio depresivo de confianza porque mis comentarios no eran apropiados, pero al leer esto lo único que puedo decirte Janus es que el problema es de tu mamá y tu papá. Independientemente de las decisiones de tu papá haya tomado, recuerda que él te ha dado educación, techo y comida. Las razones por las que tu papá se comportó así no las vas a entender a menos que hubieras experimentado lo que él sufrió cuando lo hizo. Así es que te recomiendo que te ocupes de tus cosas y dejes a tus padres arreglar sus problemas. Si tu mamá nunca tuvo dinero porque tu papá lo dividía, pues qué mejor pretexto para trabajar para ella. ¿O a poco no podía? Y si no se dio cuenta de esta situación en 20 años, pues pienso que no lo quiso hacer, porque mi mujer se daba cuenta de un aroma extraño inmediatamente al llegar a la casa, más si era perfume o maquillaje de mujer.
Asi es que mi querido Janus, levántate y sigue tu camino. Estás joven y puedes generar mucho dinero si te lo propones, suficiente para mantenerte a tí, tu familia y si es necesario a tu madre.
He dicho.

la mis dijo...

no creo que pueda opinar al respecto, eso de las cosas familiares siempre me han parecido tétricas y de miedo. sin embargo te creo con una capacidad de asimilación y sobrevivencia envidiable; con todo..!

Nena dijo...

Estas son tan solo algunas de las consecuencias de SUS actos.
Coincido totalmente con Rainman.
Me da mucha impotencia.


Ele y Juan Pa
sailing-nena.blogspot.com

Manuel dijo...

Debiste irte a Paraguay cuando hubo oportunidad...

SpIcE dijo...

Yo no coincido con Rainman en esta ocasión. A mi las infidelidades me ponen de malas, me molesta la doble moral y sobre todo las personas que mienten a sus parejas, las quieran o no.
Y aunque sea problema de tus padres, es obvio que te afecta porque es tu familia y como sea estas involucrado en esta situación creo que es imposible que te mantengas al margen y trates de vivir tu vida como si nada hubiera pasado.
Lo que puedo decir esque juzgar a los padres es fácil, juzgar a cualquiera es un trabajo que hacemos diariamente, pero lo único que puedes aprender de esta horrible experiencia de vida es que si en algún momento llegas a formar tu propia familia no repitas este horrendo patrón.

Ánimo!

NTQVCA dijo...

Pues que mal que te pasa todo esto janus, a veces es muy dificil entender y sobrellevar estas situaciones, estoy de acuerdo con lo que te escribe Rainman, aunque suene duro.

Cabrón Insensible dijo...

También concuerdo con Rainman. Déjalos con sus problemas y soluciona los tuyos, cuando todo esté mejor, ojalá puedas dejar a un lado los resentimientos. Por tu propio bien.

Janus dijo...

Violet: Lo bueno no deja de venir.

Dandelion: Gracias por el correo.

Rainman: No hay comentarios inapropiados en este su blog depresivo de confianza. Eres bienvenido a comentar cuando gustes.

La mis: Efectivamente, las cosas familiares son tétricas. Estúpido sistema de organización poco funcional.

Nena: Pues si pero lo llevan a uno entre las patas.

Manuel: Paraguay no era opción.

Spice: Lo más importante de todo es no repetir lo que me caga de ellos.

NTQVCA: "Cuando las cosas se ponen duras, los que somos duros bebemos."

Cabrón insensible: Supongo que tienes algo de razón.