miércoles, 30 de junio de 2010

Amigos

En uno de mis múltiples momentos de reflexión y filosofía me puse a pensar en cuántos amigos tengo. La cuenta empezó con mi grupo de amigos más cercano, el cual con el paso de los años ha ido cayendo en número por diversas razones que tienen que ver con eso llamado crecer. Aunque algunos se casen, otros se vayan a buscar su sueño, otros hagan una maestría, o lo que sea, se supone que seguiremos siendo amigos... pero siempre he creído que la distancia acaba con cualquier vínculo y dudo estos casos sean la excepción, sólo quedará la historia para unirnos pero a veces no es suficiente.

Trás este domingo de reencuentro no planeado con algunos amigos y excompañeros de la secundaria me puse a pensar en ellos. A pesar de que nos decimos amigos es precisamente el pasado lo único que nos une (y el alcohol) ya que en general tomamos caminos distintos, tenemos personalidades distintas y objetivos distintos que estoy seguro no podrían convivir de manera cotidiana. Y como ejemplo pongo al grupo de amigos con el que solía salir a principio de este año y del cual me alejé por sentirme un ser extraño dentro de ese grupo.Fuera de ellos creo que no tengo más amigos, ni siquiera gente con la que me identifique un poco.

En la oficina aunque tengo un grupo de compañeros con los que salgo a comer, platico, bromeo y todo eso que se hace con los compañeros de la oficina, difícilmente puedo llamarlos amigos. Todos ellos superan los treinta, tienen relaciones estables (esposas o novia de muchos años), destinan sus quincenas para cosas muy distintas a las mías, y la lista podría seguir por buen rato pero ya demostré mi punto. Creo que a eso se refería Benedetti cuando publicó lo siguiente en "La tregua":

"En las oficinas no hay amigos, hay tipos que se ven todos los días, que rabian juntos o separados, hacen chistes y se los festejan, que se intercambian sus quejas y se transmiten sus rencores, que murmuran del directorio en general y adulan a cada director en particular. Esto se llama convivencia, pero sólo por espejismo, la convivencia puede llegar a parecerse a la amistad."

Desde hace mucho he pensado en como mi padre parece no tener amigos, es decir, no tiene con quien platicar de sus cosas que no pertenezca a su familia. No es como nosotros, mi hermano y yo, que salimos a ver los partidos de la selección con alguien, vamos a ver a nuestros amigos aunque vayan en otras escuelas/trabajos, tomamos unos tragos con alguien regularmente. No, el nunca sale de la casa si no es a casa de alguno de sus ya pocos hermanos, ve el futbol solo y ha llegado al punto de tomarse una o dos cubas el fin de semana mientras no hace nada supongo que para cubrir su necesidad de alcohol. Eso me ha puesto a pensar si son el tiempo y la distancia los dos factores que acaban con las amistades o si mi papá simplemente es un antipático que no tiene amigos. Le he preguntado a un par de amigos si sus papás tienen amigos, regularmente la respuesta está entre "no" y "pues así amigos no, rara vez sale a ver a sus disque amigos pero es una vez al año y regresa bien temprano" lo cual le da más fuerza a mi primer teoría.

Todo esto me hace pensar que es normal irse quedando sin amigos, algo inevitable como lo es envejecer o que te crezca el cabello (si es que aún lo conservas). ¿Cuál será la edad donde te quedas completamente sin amigos? Cuando llegue a ella les aviso.

7 comentarios:

Elza dijo...

He visto en el caso de mi mamá como se ha ido despidiendo de sus amistades, al grado de decir que ya no tiene amigos. Nunca hubiera querido creer esa hipótesis tuya hasta que parece que vivo una ruptura definitva con mi mejor amiga. Pero, aún así,no me conviene adoptar dicha hipótesis, sobre todo si mi estilo de vida no me proporcionará una familia propia.

PHERRO dijo...

Recuerdo que antes se decía: "Amigo es un peso en la bolsa".
Me hiciste ponerme a pensar en este asunto, pero para empezar ¿que chingaos es exactamente un amigo o cuando se le atribuye ese titulo a otra persona?
Tomar solo no tiene nada de malo, creo, ni la edad es factor, si no como manejes tus relaciones, con quienes escoges estar y si a esas personas les agrada convivir contigo. Empiezo a aprender a estar solo.
Cuídate, luego nos leemos.

NTQVCA dijo...

No mi niño, no es así, ahora comparto casa con mi amiga de la primaría...no hagas cuentas. El caso es que en la vida hay gente que llega para quedarse, quizás en determinados tiempos nos separamos pero regresamos, claro, hay gente que debemos entender que solo estuvo de paso por tu vida y sacar lo mejor de lo que dejarón es lo que corresponde. Puedo decirte que tengo muy buenos amigos y no nos vemos todos los días, pero cuando lo he necesitado estan ahí para escucharme, ayudarme incondicionalmente sin pedir nada a cambio y comprar unas chelas para desahogarme, esos son los amigos.

Janus dijo...

Elza: Pues ve haciendo algo para evitarlo porque las evidencias no engañan.

Pherro: Buena pregunta. Probablemente un amigo es aquella persona en quien pondrías un poco de tu confianza, aquella por la que probablemente realices una acción que implique esfuerzo con tal de ayudarlo, alguien con quien puedas acudir para reir o llorar o lo que sea que implique bajar la guardia, alguien con quien compartas algo más que un parentesco sanguineo o fanático.
Yo sé que tomar solo no tiene nada de malo, pero cuando únicamente tomas solo como que no tiene chiste.
Particularmente me considero una persona que funciona mejor solo, generalmente en el aspecto emocional, pero a veces se necesita un poco de apoyo y/o compañía.

NTQVCA: Estoy de acuerdo con eso de que hay gente que llega a tu vida para no irse y otra que sólo está temporalmente. Lo triste del asunto está en descubrir que los que creías eran de los primeros resulta que son de los segundos (aclaro, no me ha pasado... últimamente, ja).

Dani Sonrisas Màgicas dijo...

Hummm, qué te puedo decir, digamos que mi idea va más o menos por donde va la tuya pero no...
Yo pienso que son etapas, esta super cañon cultivar las relaciones, sobre todo cuando ya no se tiene mucho espacio y tiempo en donde coincidir.
Y también ocurre que a veces la gente no se deja, es decir...yo creo que para tener una relación de amistad es necesariopor lo menos acordar una cita, y no...luego la gente se pone sus moños...

Jajaja, yo pienso que crecemos, nos cansamos, cambiamos de gustos y de necesidades...y entre esos cambios a lo mejor y nos quedamos sin amigos, porque igual y alguno ya es papà o al otro no lo deja su mujer salir...

Janus dijo...

Dani: Ja, esquivé tu pedrada.
Etapas... cambios... crecer... madurar... mandilonear... parece que todo eso influye en quedarse sin amigos.

Ek dijo...

Mmm...pues creo que los amigos si se van yendo, porque simplemente somos todos personas, nuestras vidas cambian mucho, los temas en comun se acaban. Aqui se supondría que deberían ser suplidos por otras personas con las que tengamos objetivos parecidos...el problema es que la vida nos hace demasiado desconfiados como para contarles la realidad de nuestra vida. Al fin, el tiempo y el miedo te deja solo. Pensar que los amigos siempre estaran con nosotros es como pensar que el amor que sientes por alguien nunca cambiara.