domingo, 14 de febrero de 2010

De hablidades sociales...

Estoy consciente de que hoy debería postear el desenlace del post anterior pero el viernes sucedió algo que no puedo dejar pasar. Prometo que en un par de días postearé mi queja sobre lo sucedido el día de ayer pero en este momento me es indispensable sacar este tema de mi sistema.

Este tema lo he visto posteado en diversos blogs que frecuento pero aún así postearé al respecto al ser algo relevante en estas semanas de poca actividad. El viernes recibí la noticia de que una hermana de mi papá había fallecido por la mañana y el velorio sería en una funeraria a cuatro cuadras de donde trabajo por lo que me fue imposible no ir. Supongo que todos hemos asistido a un velorio por lo que ya saben lo incómodo que es llegar y saludar a todas las personas con cara de tristeza que están en la sala. Aquí es cuando me enfrenté al primer problema que es un lugar común entre la mayoría de nosotros ya que tuve que darle el pésame a mi tío y la conversación fue la siguiente:

Tío: Pues ya se nos fue tu tía...
Janus: Si... (silencio incómodo) ni hablar...
Tío: Si... ni hablar...
(Silencio incómodo mucho más largo que el anterior, miradas a todas partes y finalmente cada quien caminó en sentido opuesto al otro)

Como he dicho en repetidas ocasiones, carezco de habilidades sociales que me permitan sobrellevar este tipo de eventos de la mejor forma sin cometer una estupidez de índole social; me explico, me es muy complicado el dar palabras de apoyo sin que suene a culerada. Años de sarcasmo han acabado con cualquier rastro de humanidad verbal que pudiese haber en mi por lo que únicamente se me ocurrieron cosas como "que bueno que fue rápido", "por lo menos no sufrió" o "no lo esperaba" pero ninguna me pareció adecuada por lo que me mantuve callado. ¿Qué se dice en estos casos? ¿Existe algo como el manual de Carreño para comportarse en funerales?

Este tipo de eventos encienden mis defensas emocionales buscando hacerme el duro por lo que mi cerebro comienza a maquilar comentarios llenos de humor negro y muy fuera de lugar que seguramente provocarían que los afectados me mandaran al diablo por lo menos y como en esta ocasión mi hermano no estuvo ahí para ser quien escuchara todo sin que hubiera repercusiones tuve que mantenerme en silencio la mayor parte del tiempo.

Les decía que mi intención en esas situaciones es aparentar que no me afecta y dar la impresión de estabilidad emocional que no todos tienen pero hay cosas que me tumban y no puedo evitar verme atacado por las lagrimas, las cuales me trago para no hacer el ridículo de llorar en público (me lo tengo estrictamente prohibido y reservado para ocasiones que si lo ameriten). Una de esas cosas fue ver a mi prima, que aunque pasa de los treinta parecía que había tenido una regresión a su niñez, pararse junto al feretro y contemplar a su madre en silencio. Cuando llegó mi turno de darle el pésame nuevamente no supe que decir, ella me agradeció haber asistido y sólo pude darle un abrazo y decirle que no tenía que agradecer nada. Hasta cierto punto creo que hice lo correcto pero también siento que me faltó algo más y que, a pesar de que la familia de mi tía y yo no somos muy unidos creo que en este tipo de casos uno debe dar un poco más de si... o bueno, eso es lo que cree la pequeña parte humana que aún queda dentro de mi.

Bueno, ya no se para donde iba con esto. Cerraré diciendo que espero no tener que enfrentarme a otro de estos eventos en un tiempo porque en menos de un mes he tenido que asistir a dos y si ya de por si tengo mala fama entre mi familia no necesito andarme exponiendo a decir alguna estupidez insensible al dolor de los demás.

Descanse en paz.

5 comentarios:

PHERRO dijo...

Pues estas son las situaciones humanas que nos ponen a todos en el mismo plano. Son los casos en que la presencia cuenta más que la elocuencia. Dice un corrido: "No es lo mismo ver morir, como cuando a uno le toca". Si le afecto a usted, mi buen valedor Janus, va mi más sincero y sentido pésame.

Ninja Peruano dijo...

Aquí es cuando haces chistes de mal gusto, y esperas que el humor negro ayude.

"¿Sabes que le diría mi tía a esa señora, ahorita?
"¿Qué?"
"Nada... está muerta. ¿No es obvio?"

Janus dijo...

Pherro: Efectivamente, las cosas en carne propia deben ser muchísimo peores. Gracias por el pésame.

Ninja: Eso es exactamente a lo que me refiero. Ese tipo de comentarios que la mayoría de la gente no entiende pero que a la gente como yo les causarían gracia y ayudarían para eliminar la tensión del momento. En fin...

NTQVCA dijo...

No manches! ¿como le dice a tu Tío: ni hablar?, ja ja, bueno, yo estoy igual que tú, te remiendo un simple "lo lamento mucho" un abrazo fuerte y retirarte a otro sitio del lugar de inmediato, así evitas los silencios incomodos.

Janus dijo...

NTQVCA: ¿Pues qué querías que le dijera? No se me ocurrió nada en ese momento tan incómodo, el wey se salió del guión al quererme hacer plática así que yo creo que fue su culpa.