lunes, 28 de septiembre de 2009

Va de nuevo

Antes que otra cosa quiero externar mi odio hacia los sujetos de soporte técnico de mi proveedor de internet, gracias a su huevonada perdí 4 días de servicio y ahora tengo mucho que postear otra vez... Una vez que he sacado mi ira comenzaré cronológicamente.

El viernes justo a la hora de salir de la oficina mi jefe llamó a mi chalan a la sala de juntas, lo iba a despedir. Como era un momento incómodo decidí huir en ese instante y olvidarme de todo lo referente a la oficina por dos largos días.

El sábado asistí al cumpleaños de un amigo de la universidad a cuya novia le debo el haberme contactado con la gente de la trasnacional a la que asistí a entrevista además de haber faltado a su cumpleaños meses atrás por lo cual me sentí obligado a asistir al festejo de su novio. Como me lo esperaba, la concurrencia fue poca: eramos 7, dos niñas y cinco sujetos. Al igual que el sábado anterior, el observar a tanta niña de edad posadolescente me recordó cuanto extraño a M2. Este tipo de eventos serían muy distintos si pudiera acudir con ella. Después de un rato y un par de whiskys decidí que este año celebraré mi cumpleaños invitándola a tomar algo. Tengo un mes para armarme de valor.

El domingo asistí al estadio. Olvidaba que los partidos son mucho más divertidos cuando los ves con tus amigos y terminas encervezado. Mi equipo ganó, gané mi apuesta y me divertí como tenía tiempo no lo hacía. Una gran tarde que de no haber culminado con unas gringas que me cayeron pesadas hubiera sido declarada un exitazo.

Desgraciadamente el lunes siempre llega, igual que los chismes en mi oficina. Hoy me enteré por el único sujeto con el que aún conservo una amistad ahí como fue que mi jefe corrió a mi chalan. Ya se me hacía raro que no me hubiera hablado para preguntarme los detalles, pero debí suponer que mi jefe me había señalado como el autor intelectual de su despido y, aunque él no quería, tenía que correrlo. Ahora soy el malo del cuento y un par de tipas no me hablan pero ya pensándolo detenidamente creo que eso es algo bueno, dos hipócritas menos que aguantar. El mismo sujeto también me informó de algo que yo ya suponía. ¿Recuerdan a L.? Si, con la que me ví involucrado hace unos meses y que también se estaba metiendo con mi jefe. Bueno, pues resulta que si anda con mi jefe y aún así me está dando entrada nuevamente. Lo mejor será abortar el plan y buscarme alguien más con quien revolcarme, la noticia me llega justo a tiempo para evitar un problema telenovelezco más.

Después de este activo fin de semana necesito un descanso...

4 comentarios:

Cabrón Insensible dijo...

pinche americanista jodido...

Lamia dijo...

Pues te relajaste con el juego al menos un rato -

Ayer estaba pensando en que no habias publicado nada -
y que no habias dejado nota de ausencia -
ya pensaba que estaba raro eso

Saludos!

Caminante Del Cielo dijo...

Yo no puedo creeeeer !!!!! que necesites de UN MES para invitar a M2 a salir contigo.
Tampoco puedo creer que con la edad, que me imagino que tienes, no haya ninguna niña que te llame suficientemente la atención como para comenzar algo nuevo.
Chabón que está pasando !!!!!!!!!!

Buena elección con el tema de L, olvidate, no vale la pena, para tan sólo tener sexo, es metaerse en demasiado quilombo.


Buenísimo lo de tu equipo y lo del laburo.

Besos ♥

Janus dijo...

Cabrón: Algún día reconocerás la calidad, mientras te permito seguir en tu ignorancia.

Lamia: El descanso esta vez fue en contra de mi voluntad, desde el viernes quería postear lo del despido de mi chalán.

Caminante: Oye, invitarla es algo que requiere de juntar el valor suficiente además de apagar el cerebro para autosabotearme. Pues debo confesar que no hay ninguna mujer en este momento que me provoque algo que no sea meramente sexual salvo M2. Ya se que el que está mal soy yo pero ya sabes que entre más se busca menos se encuentra. Finalmente L. desgraciadamente resultó ser una verdadera cabrona que me puede traer todavía más problemas, me iré alejando poco a poco para que no se de cuenta de nada y ponerle fin al asunto.