lunes, 28 de mayo de 2012

Hubieramos...

Por cuestiones de salud mental, hace algunos meses tirándole al año, decidí que dejar de hablar con M1 era lo mejor para mi. Tras casi 10 años de relación de amor-odio corté cualquier tipo de contacto directo con ella. Sin llegar al punto de eliminarla de mi vida, la mantuve en facebook y siempre recordaré su número celular, dejé de saber de ella más allá de lo poco que las amistades que compartimos o la citada red social me permitían conocer.

Las razones para dejar de hablar con ella fueron varias, entre ellas el que tenemos ideas opuestas en cuanto a lo que debe ser el mundo y muchas veces nuestras opiniones derivaban en peleas sin sentido, eso además del constante daño que nos hacíamos (más ella a mi que yo a ella) en el tema emocional donde no habíamos cerrado el ciclo de nuestra relación. De hecho, nuestra relación era completamente cíclica y siempre llegaba al mismo punto de alejarnos para luego volver a llevarnos muy bien, tener ondas sentimentales y volver a pelear.

Hoy M1 se puso en contacto conmigo vía el chat de fb para pedirme le ayudará a clarificar ciertos detalles de que la acongojaban, principalmente el por qué todo el que entra en su vida termina "odiándola". Le dije que el tema es que quererla es como sufrir del síndrome de Estocolmo: uno termina amando aquello que le hace daño, principalmente porque tiene una personalidad que atrae al mismo perfil de gente pero que al final ella no les da la oportunidad de entrar bien en su vida. En otras palabras, ella jamás comparte lo que parece que te ofreció.

Inevitablemente la plática llegó a "nosotros", el por qué nos alejamos y cómo es que acabó haciéndome daño. M1 confesó lo siguiente:

yo siempre quise algo contigo pero algo bien, algo nuestro pero nunca te dejaste
y solo lo veias de una forma paralela :|
lo unico malo en ti siempre te dije que era que no queria que lo que hicieramos lo pusieras en tu blog o le dijeras a alguien siempre... de ahi en fuera no habia nada que no me gustara de ti
y hubieramos podido tener todo pero nunca lo viste por más que te lo decia
demostraba
:| lo que me falto fueron los golpes


En lo que va de este año he tratado de mantenerme alejado de esa parte de mi que se hace daño pensando en cosas como la anterior pero esta vez me fue imposible. Me resulta curioso como dos personas pueden querer lo mismo y aun así no estar en el mismo entendido. Si esta "revelación" hubiera salido hace un par de años, seguramente hubiera hecho algo al respecto; hoy sólo sirve para confirmar lo que es más que obvio: nuestros caminos no van juntos y al parecer ni siquiera estuvieron cerca.

Qué gracioso que al final todas las mujeres con las que he tenido algo concluyan cosas similares, cómo el que sólo entiendo a golpes o que no me comunico. Qué lástima que ninguno de los dos tenga solución, empezando porque con este post justo hago lo que ella no quería que hiciera: venir a contarlo a mi blog. Eso es lo malo de los sujetos como yo que se creen personajes de un libro y que cuentan todo a la menor provocación.

Próximamente vendrán las conclusiones de A., quien también ya anda en un modo reflexivo que no creo sea muy saludable para nuestra relación. Ya les pasaré el reporte.

2 comentarios:

la mis dijo...

Creo que, después de todo, no cerraste el círculo con ella. El haber clarificado algunos puntos no cierra el capítulo por completo, habrá que arrancarse mutuamente de sus corazones y continuar.

Una historia alterna con alguien más pareciera ser la respuesta, pero eso no siempre funciona.

Saludos.

Aracely Ramírez dijo...

=S

Ele y Juan Pa
sailing-nena.blogspot.com