sábado, 16 de abril de 2011

Ok, fue un empate

Me gusta rascar mis heridas, a veces hasta que sangran. En esta ocasión la herida ya no me dolía, me ardía, y por ardor quiero decir que es algo que me intriga y que mi curiosidad me obliga a buscar enterarme.

Tengo un par de meses donde he vuelto a contactar a L., todo por msn. Me he hecho la víctima, le he dicho que la extraño, me he puesto como el idiota de la historia otra vez. ¿Con qué fin? Bueno, ganarme el derecho a hacer preguntas. Hace unos días el experimento rindió algunos frutos.

Haciéndome el sufrido por todo lo sucedido, le pregunté por qué me mintió sobre haber andado con el japo. Según ella jamás me mintió, cuando le preguntaba si era su novio aún no lo eran y cuando yo le preguntaba por "su novio" jamás lo negó. Cuestión de hacer la pregunta correcta. en el momento correcto. Misterio #1 resuelto.

Hace unas horas continué mi estrategia. Confieso que lo hago porque encuentro un placer culpable en hacerla sentir querida. Me sorprendió que la sesión de reclamos la inició ella preguntando cuándo admitiría que la adoro. Me negué mucho alegando que eso es algo que ya sabe y que ya le he dicho, hice referencia al momento en que le pedí que anduvieramos formalmente. Su respuesta me sorprendió, "eso decías pero aún estabas enamorado de tu ex". Misterio #2 resuelto.

Nunca había recapacitado en ese punto. Ella en algún momento me vió sufrir por M2, estaba consciente de cuánto la quise y de cuánto la extrañaba. Al pedirle que formalizáramos ella sabía que no estaba 100% convencido. Todo el asunto de jugarme chueco fue su forma de empatar el marcador. Al darme cuenta de esto ya no le guardo rencor, creo que la entiendo y en cierto modo la justifico. Lo declaro un empate y tan amigos con siempre.

6 comentarios:

VioletVeela dijo...

Me pregunto si en este momento de mi vida tengo el derecho de opinar sobre el tema...

No creo en los empates, por ahora. Creo que alguien siempre se lleva la herida más profunda y los demás...siguen su vida.

Pero creo que no deberías abrir la herida. Nunca es sano y duele más.

Janus dijo...

Siempre es posible opinar, no importa el status en el que te encuentres.

Es un hecho, una de las partes siempre sale con una herida más profunda. Eso es tan cierto como el hecho de que siempre hay alguien en la relación que quiere más, que entrega más y que sufre más cuando todo acaba. Pero lo que no es cierto es que sólo uno siga con su vida, ambos lo hacen sólo que la parte de la que hemos estado hablando le toma más tiempo hacerlo.

Sabes que mi masoquismo me impide dejar las heridas en paz. Seguiré rascando un poco más y prometo dejarlo cuando me entere de una última cosa.

RoS dijo...

suena raroso, pero bien por el empate.
mi mamá siempre decía que dejara sanar las heridas, que no me quitara las costras y mucho menos me rascara, pero ahí va la terca, a rascarse y rascarse.
¿será que ya hasta le encontré placer?

saludo.

la mis dijo...

soy de la opinión que entre más sal le eches a la herida menos te dolerán las demás...Los puntos finales de cualquier historia se ponen cuando hay un "los declaro marido y mujer"... mientras, siempre hay ganancias, pérdidas y empates.

Un Hombre mirando al SudOeste dijo...

Una vez me dijeron que una relación la lleva el que quiere menos...

Supongo q en la amistad también aplica...
ahora el empate si, ya fue... pero en este momento y para con L, estas, digamoslo bien, expuesto... creo, la verdad es q no sé... solo quería pasar a saludar...

Janus dijo...

Ros: ¿Y dónde está la diversión en dejar sanar las heridas sin rascarse?

La mis: Creo que tienes razón, al final ya ni duele después de tanto estarte torturando.

UHMASO: Milagro que das señales de vida, un gusto saber de ti. Lo que dices tiene sentido. La relación la lleva el que menos quiere porque el otro está demasiado ocupado pensando en la primera. En fin... Saludos para ti también.