jueves, 3 de diciembre de 2009

Tropiezo

Escribo esto con el riesgo de que ella lo lea ya que, en algún momento de debilidad le dije que tenía un blog donde escribo de mi vida sin pensar que ya no podría escribir sobre ella libremente. Hoy no me importa, necesito escribirlo así que M1, si lees esto por favor no te precipites, no lo trates de entender.

El post anterior tiene una razón de ser, no es que haya decido superar todos mis traumas sólo por el gusto de hacerlo. El viernes pasado asistí a un evento hippie por invitación de M1, con lo que odio a los hippies. Pocas veces hago cosas que no me gustan, una de las razones es ella. A veces no se ni por qué lo hago si me he repetido hasta el cansancio que por mucho que lo parezca no puedo tener nada estable con ella, no porque en verdad algo externo lo impida, sino porque simplemente nuestras personalidades a veces no se entienden.

DDC dice que en algún momento de nuestra vidas acabaremos viviendo juntos, ella también lo cree, yo hasta hace poco lo creía. Dejé de creerlo porque entendí que nuestras vidas ya no van juntas, no pregunten por qué, sólo lo se y ya. Pero ya me desvíe del tema. Volviendo al viernes, acabé llendo a pesar de que no estaba de humor. Subí las escaleras y allí estaba, atendiendo el mostrador. No se que pasa pero la veo y me siento como cuando tenía quince años y me enamoré por primera vez, evidentemente de ella.

Platicamos largo rato. No me quería separar de ella, en parte porque no tenía la menor intención de mezclarme con los hippies, pero la verdad es que asistí para estar con ella, punto. Desgraciadamente el que estuviera a cargo del mostrador me obligó a alejarme por cortos pero constantes periodos. Nos pusimos al tanto de lo que había sido de nosotros en este periodo que estuvimos alejados. Me dijo que estaba feliz, se le notaba a kilómetros. La razón era él, un él al que según ella no le importaba pero la hacía feliz y eso era lo que valía. La alenté diciéndole que lo disfrutara, que tomará todo lo que pudiera ahora que lo tenía porque cuando se va a veces ya no regresa; de hecho se lo sigo repitiendo hasta el día de hoy cuando la verdad es que me muero de celos. No se si son celos pero no se como más llamarlos.

Tenía planeado irme temprano porque iba a pié pero no me dejó. Se ofreció a llevarme y no opuse mucha resistencia, al final quería seguir con ella. Camino a casa recibió una llamada, está de más decir quien era. La escuché atentamente, imaginé lo que el contestaba a cada frase y me dije para dentro "quisiera ser yo con quien tiene lo que sea que tengan".

Hoy hablé con ella, tuvo una de esas crisis que tanto le conozco y quería mandar su relación, sí en cursivas porque ella dice que no es una relación, al demonio porque cree que ya se harto. La conozco y se que no es así, y también se que en algún modo mis palabras a favor de que se mantenga ahí tienen que ver. Aún así logré convencerla de pensar las cosas y disfrutar su felicidad. A veces ni yo me entiendo.

La quiero, de eso no hay la menor duda, pero no quiero nada con ella. Sólo ella me hace sentir indefenso a ese nivel, enamorado como la primera vez. Quiero superarla porque no me interesa nada emocional con nadie en este momento de mi vida, pero con sólo pasar un momento a su lado me hace olvidar lo que acabo de decir. Tal vez no sepa lo que quiero pero tengo muy claro lo que no, y este estado es una de las cosas que precisamente no me interesa pero no puedo evitar ponerme así cuando se aparece. ¿Y si lo intentara? Nah...

En fin, tenía que poner esto en algún lugar...

3 comentarios:

Relax dijo...

Es una situación extraña la tuya, pero te felicito. Es un poco el poder decidir que es lo que quieres para tú vida y lo que no. Es claro que ese constante devenir con ella a ti no te da nada bueno y se sustenta en gran parte sobre una evocación adolescente.

Ánimo.

Jane dijo...

Por lo que escribes se siente que la quieres un buen, pero tambien piensa que no es sano estar con alguien asi y que tú seas la parte que quiere mas. Igual y es dificil pero si te lo propones puedes safarte de esa angustia emocional, claro siempre y cuando tú asi lo quieras.

saluditos!

Lamia dijo...

Esta muy bien que le desees lo mejor.
Pero dejate de masoquismo y alejate de una vez por todas de ella para que puedas superarte y sanar.
Si ella sigue ahi nunca vas a darte una oportunidad con nadie mas y nunca vas a olvidarla.
Alejate talvez no para siempre pero suficiente tiempo para sanar.